viernes, 20 de marzo de 2015

La marca Indio Solari, en el #votojoven





Rubén Weinsteiner

Cuando analizamos los segmentos tribales dentro del universo joven, resulta clave cruzar las demandas que ordenan esos segmentos, con los liderazgos referenciales del momento, de los diferentes universos, tribus y microsegmentos.

Los jóvenes buscan ídolos en los que referenciarse, a los que admirar e imitar. Estos referentes les plantean a los jóvenes un marco identitario de referencia, que ordena los sistemas de valores y preferencias, los ayudan a clivar entre propios y no propios a través de marcos de pertenencia, pertinencia y compromiso.

Los medios de comunicación venden candidatos a ídolos, aun cuando estos en apariencia se revelen como "politicamente incorrectos", sin embargo algunos ídolos no emergieron de ni para los medios.



La conformación de ídolos mediáticos, por parte de los medios que corporizan estrategias y agendas, vehiculiza el camino entre la construcción de percepciones de la realidad y la construcción de los deseos de los individuos.

Los héroes míticos



En la mitología griega un héroe o una heroína es un personaje eminente,
que posee habilidades sobrehumanas o características de personalidad
idealizados que le permiten llevar a cabo gestas memorables que quedan
fuera del alcance de los seres humanos ordinarios. El héroe sobresale entre
el resto de los mortales por unas cualidades singulares y así es reconocido
por el resto de la sociedad.

El héroe encarna la quintaesencia de los valores dominantes en una cultura
determinada y satisface las definiciones de lo que se considera politicamente correcto en un momento dado.
“Las diferentes sociedades y civilizaciones han encontrado
siempre, a lo largo del tiempo, estos referentes mítico-
humanos a los que venerar, admirar, seguir y aún adorar para
después, quizá, destruir o aniquilar” (Rivière, 2009a: 99).
Asimismo, en la literatura y especialmente en las tragedias, el héroe puede
tener defectos que le lleven incluso a la perdición. No siempre eran
modelos de conducta o poseían sólo virtudes heroicas. Muchos son
prisioneros de un carácter fuerte e inflexible que los conduce a un destino
trágico.

Superman es un personaje originario del mundo del cómic que fue llevado
al cine y posteriormente analizado magistralmente por Umberto
Eco. El personaje tiene una doble personalidad: es un individuo normal que
lleva una vida monótona y gris y de pronto se transforma en un súperhéroe.
“Una imagen simbólica que reviste especial interés es la de Superman. El héroe dotado con poderes superiores a los del hombre común es una constante de la imaginación popular,
desde Hércules a Sigfrido, desde Orlando a Pantagruel y a Peter Pan. A veces las virtudes del héroe se humanizan, y sus poderes, más que sobrenaturales, constituyen la más alta realización de un podernatural, la astucia, la rapidez, la habilidad bélica, o incluso la inteligencia silogística y el simple espíritu de observación, como en el caso de Sherlock Holmes”
(Eco, 1984: 232-233).
El ser humano se refleja en estos personajes extraordinarios. Ahora bien,
como veremos más adelante, con el paso del tiempo, la figura del héroe se
humaniza y sus poderes son cada vez más de carácter terrenal, propios de una persona “normal”.


Como dijimos, para intervenir en la agenda de los segmentos jóvenes, construir percepciones y poder colonizar subjetividades, debemos conocer y analizar su referentes e ídolos, y comprender los mitos que sostienen a estos referentes.



A la hora de analizar a estos referentes en los segmentos jóvenes, resulta interesante
analizar  la “Marca Indio Solari”.

Desde la emergencia, la organización del debate para los jóvenes se da en torno al clivaje “gato”-autentico. Los otros son la impostura, los que dicen una cosa pero son otra, contra eso, se plantea un modelo normativo de autenticidad, sencillez y transparencia.


No ser “careta”, no ser “gato”, no ser “trucho”, ser o en realidad parecer verdadero, transparente. El marco de referencia esta afuera pero dentro del círculo tribal, esa figura referencial emerge por un cualidad específica, ser el líder de la banda que más le gusta, pero además validar su autoridad con un discurso que se retrolegitime con los valores de la tribu de autenticidad y los proyecte hacia afuera.



La marca del Indio Solari, dispara significados de autenticidad y confianza hacia la cabeza del #votojoven.


Las presentaciones del Indio no se promocionan por TV ni por radio, solo boca a boca y por la Web social, y van 80, 90, 100 mil personas y más. Hace falta construir mucha credibilidad y confianza para lograr semejante convocatoria sin apoyarse en los medios masivos y tradicionales, para lograr la viralidad necesaria, es decir, que cada quiera ser emisor y amplificador, y por otra parte la fidelidad y compromiso que implican la concurrencia física a las presentaciones.


Cuando pensamos en la confianza como atributo de la marca Indio Solari, pensamos en “no nos va a fallar” “no va a transar”.



Lo que diga el Indio Solari pesa en sus seguidores y en lo que no lo son, su figura se constitiye en una referencia simbólica ineludible.

Si el Indio Solari dice en un recital o en un reportaje, “que mal que está la situación económica” el gobierno tiene un problema.

La confianza es el capital simbólico más importante que puede y debe construir una marca política o corporativa hacia el interior del #votojoven

El Indio convoca desde a la rebelión, hasta el disenso formal activo, invita a desafiar "la ley"  el sistema, y lo hace desde un posicionamiento de solidez, éxito y eficacia.
Yo cuestiono pero no soy un loser, un freak, soy exitoso, me va bien, me cierra todo y sin embargo pateo el tablero.

El principal denominador común, y súper objetivo imprescindible en todos los abordajes diferenciados de la marca política , es la construcción de percepción de confianza en la mente las personas.



Para esta batalla, las marcas políticas y corporativas, necesitan acumular todos sus estadios previos : los signos, los discursos, los sistemas de memoria, convertirse en objeto de seducción, en fetiche, en sujeto de confianza, y sobre todo, en espejos idealizados en los que los individuos ven proyectada la fantasía y en algunos casos el deseo de su propia imagen.



La elección por parte del segmento 16-34 (38% del electorado) de una marca política o corporativa, es una proyección del yo a través de una decisión. No hay que fijarse en los candidatos, sino en las personas y sus conductas para poder pensar la percepción que deseamos lograr.



No se trata de una batalla entre candidatos, se trata de una batalla entre percepciones. La gente no elije a un candidato por sus condiciones, sino por las percepciones que genera la marca política en la cabeza de la gente.



La principal función de la marca política, según mi experiencia, es generar confianza. Las crisis económicas se dan por falta de confianza y los diferentes tipos de relaciones se destruyen por la misma razón.



Ningún banco soportaría que todos sus clientes se presenten en ventanilla a retirar sus depósitos, simplemente no tendría los fondos para pagar. La plata no está, y los bancos no tienen la máquina para imprimir billetes, lo que sí se pueden imprimir a su marca es confianza.



Un Banco ante todo debe vender confianza, su marca debe disparar significados de seguridad. De esa manera la gente estará tranquila y no retirará la plata del banco y así éste podrá cumplir con los que quieren sacar el dinero, y seguir desarrollándose como empresa.



Si se produce una corrida porque la gente perdió la confianza, se cae el banco, cualquier banco; ningún banco el mundo, por más fuerte que sea, puede soportar una corrida, una pérdida de confianza.



La confianza no se apoya en algo tangible y concreto, la plata del banco no está, está prestada y apalancada en miles de operaciones. Lo que está es la percepción de confianza en la cabeza de la gente. Por eso la marca de un candidato o de una empresa no necesita mostrar la billetera, lo que necesita es construir esa percepción en la cabeza de la gente.



La confianza es el capital simbólico más importante que puede y debe construir una marca política o corporativa, y se construye a través de pequeños pasos constructores de confianza, uno sobre el otro como los pisos de un edificio que van consolidando la construcción de la percepción.



La confianza es como un balde de agua en un patio, una vez que se tira el agua del balde al piso, no se puede volver a juntar y ponerla de vuelta en el balde. En la gestión comunicacional de la confianza, es vital que el balde no se caiga ni se vuelque, por más que lo muevan, sacudan e intenten tirarlo. Hay que mantener un arco de oscilación del balde del cual no salirse.



a) El Indio Solari por acción o por omisión, basó la construcción de su marca en la percepción de confianza y credibilidad, dando pequeños pasos constructores de esa percepción de confianza, y luego gestionando la misma, obteniendo una malla de seguridad que resultó muy difícil de vulnerar.



b) Los que lo atacaron, articularon un discurso que hubiera sido eficaz para hablarle a gente de 50 o 60 años, no a gente de 22.



El balde puede moverse pero no volcarse, porque de eso no hay retorno, no hay que tenerle miedo a las oscilaciones o a que se caigan algunas gotas, eso es inevitable. En la gestión de una crisis y en cualquier gestión de daño, la clave es mantener la verticalidad del balde de la confianza.

Verbatim del Indio

"No pretendimos nunca ser un grupo para élites. Pero tampoco queremos que haya alguien que reclame algo de lo nuestro.
Creo que existe como un sistema permisible para con Los Redondos. Nos permiten cosas como problemas de sonido en los shows, que a otros grupos no. Eso se produce porque el público le reclama al sistema que los vende, que promete demasiadas cosas que no cumple
Yo no creo que los jóvenes deben hacer lo que hacemos nosotros. En otros lugares, donde las condiciones son otras, los grupos pueden encarar su producción desde donde quieren. Además, hay mercados más dinámicos que éste, donde los productores arriesgan ante lo novedoso.
No puedo imaginarme a los jóvenes con nuestros problemas porque espero que este sistema perezca ante sus ojos.
Lo que nos diferencia del resto de los grupos son sólo nuestras decisiones y cómo se han ido dando las cosas. Pero los objetivos son los mismos porque, además, somos parte de lo mismo.
Un artista existencial pierde la intensidad cuando no hay nada que lo reprima.
Al principio, el grupo se presentaba una o dos veces por año. Los Redondos servían de piso y el que tenía algo que expresar podía venir y hacerlo. Nosotros le dabámos un marco que no existía en ningún otro lugar.
A partir de que se modifica la situación política, todo cambia. Cuando el entorno cambia, se deben modificar las propuestas. Indio Solari.
La creación es muy diferente cuando no hay represión, porque no hay a quién atacar.
Cuando estás continuamente pendiente de la necesidad de ir en contra estás en tierra estéril porque sos sólo contestatario pero no creador. Indio Solari.
Al principio sólo nos interesaba la continuidad. Extrañamos un poco la etapa teatral pero también nos gusta el desafío de cambiar. Puede ser que lo de ahora también sea otra etapa y después volvamos a algo parecido a lo anterior. Si pretendés hacer música, el tema no es aparecer en una tapa de revista.

La época en que se trataba de trabajar todo grupalmente pasó hace muchos años. La vida comunitaria, compartir una idea, eran premisas de la generación de los 50. Esa generación ya pasó y hoy no hay espíritu para eso. El sistema ahora propone un modelo individual. Todos son solistas, no hay grupos. Qué grupo de rockanroll queda
Lo que más nos interesa son las historias creadas por los otros. Indio Solari.
Ser amateur no significa sacar fotos con una Polaroid, sino amar y amar.



En un show de Los Redondos, el fenómeno es la gente..
Cuando terminamos un show nos bajamos y le preguntamos a la gente cómo estuvo todo, porque no sabe como estuvo arriba, pero el público sabe lo que pasó abajo. Ambas versiones son muy importantes, pero la segunda lo es mucho más. No se trata de saber qué es lo que quieren que hagamos, pero sí de lo que han sentido..
El escenario tiene una magia propia; allí todos te dejan ser el que sería si no tuvieras los condicionamientos sociales de la teatralización de la vida, pudiendo así enunciar los pensamientos mas profundos..
Conmover es una forma de felicidad, es ir dándose cuenta de que uno está bien, que está cuidando su estado de ánimo. Eso es en definitiva la que perseguimos: el placer, estar bien..
Los Redondos no somos una institución con un plan a cumplir. No queremos ser solidarios con las ideologías sino con las necesidades humanas. Indio Solari.

La piñata que contiene grouppies, merca, una limusina para llegar al macro estadio o cambiar tu poster por una holgada cuenta bancaria, no nos interesa. Estamos detrás de un premio mayor.
Mi cordura, mis amores, mis amigos, el riesgo físico conforman mi vida, para poner todo esto en juego alguien debe decir la palabra mágica y si el talismán es dinero, tendrá que tener muchos ceros para que mis creencias actuales cambien.

Las ofertas que el sistema hace, ya no alcanzan para comprar vidas, tan sólo viditas. Cada uno sabe el precio de su trasero.
Es difícil mantenerte independiente si querés imponerte pero nadie se identifica con lo que vos proponés.

Nosotros somos esencialmente rockeros porque creemos en una cultura nueva como producto de los pulmones jóvenes y de reclamos por un mundo mejor.

El estado de ánimo es el único que puede avisarle a la gente que le han escatimado la razón de estar vivo..
Los rockeros pueden infringir muchas leyes pero sólo aceptamos una: cuando venga la muerte, tiene que encontrarme vivo.

El enigma y el misterio de un personaje, se descapitalizan con la exposición de un reportaje. El artista nunca debería competir como hombre con ese personaje.

La gran guerrilla del siglo XXI es la explosión de las ciudades. Toda esa gente que está conspirando contra el sistema sale a robar incentivado por el mismo.



Nuestra música tiene la fiera, pero en cada composición hay alguna sugerencia que no tiene nada que ver con la resiganación del rockero ortodoxo



Un rockero no debe perpetuar nada, no debe transformarse en un Eric Clapton.




Si Los Redonditos va a ser un grupo que sirva para mantener entretenida a la gente, ese rol a mí no me interesa.
El público, los Indios Solaris pasan; lo que no debería ir o venir es la exigencia de la gente con los reclamos que tiene con su propia vida. Indio Solari.
Antes todos querían diferenciarse y eso enriquecía lo artístico. Ahora, el artista es el mercado y el rock dejó de ser la voz alternativa y se convirtió en la música oficial.
No sé si somos mejores o peores que otros grupos. No hay parámetros para medir a Los Redondos porque nunca respondimos a la fórmula que hay en oferta.



Patricio Rey es un movimiento que puede existir, incluso, cuando hay una sola persona, aunque es mejor que comulguen muchas personas con esa idea.


Hoy en día no hay mucha gente haciendo su propia experienia. En general en las producciones internacionales se realizan investigaciones de mercado y así se determina lo que hay que imponer. Si resulta la necesidad del new sicodelic, entonces aparecen las camisas búlgaras por un tiempo, aparecen un montón de pibes rubios maquillados de una determinada manera que se los forma para ser buenos agentes de una tecnología muy stándar..
Nosotros no somos personas incapaces de ser tentadas y omnipotentes pero yo me alegro de que todavía los Redonditos pasen por la misma vereda en donde estoy parado y no por otro lado".


Hace unos meses El Indio, se solidarizó con los pibes de La Garganta Poderosa, y mediante está acción no hizo más solidificar su marca y los atributos de la misma, que dispara signifados poderosos a la cabeza de muchos jóvenes.



La carta completa del Indio Solari a los pibes torturados de La Garganta Poderosa
Solari, se solidarizó con los dos jóvenes agredidos por prefectura, también efectuó duras criticas contra la ministra Bullrich y todo el "gobierno de los CEOs" como el los llamó.

Ahora, que la ministra de Seguridad y el secretario de Derechos Humanos no hayan dicho nada todavía en relación a Iván y Ezequiel
Torturaron a un pibe que, pobrecito, se habrá llevado el susto de su vida. No puedo imaginarme cómo debe ser tener 15 años y vivir durante horas toda esa humillación dolorosa y espantosa. Cuidado. Hay que tener mucho cuidado, cuando estas cosas empiezan a reflotar. Yo sé muy bien, porque los conozco, que ustedes atraviesan con frecuencia situaciones similares y también sé que no debe ser nada fácil tomar la decisión de contarlo públicamente, como lo hizo Iván. Hacen falta unos cojoncitos bien grandes, para decir eso ahí, donde aún habita la Prefectura, porque probablemente los trasladen a estos pelotudos, hijos de puta. Y aun así, vengan otros en su reemplazo.

No es fácil, no es sopa, porque estás controlado por la misma gente que te verduguea, pero tuvieron esa valentía y por eso decidí comunicarme con ustedes para decirles que los admiro, los admiro por esta lucha y por esa revista estupenda que publican, donde salió la mejor nota que me hicieron en la vida, porque fue profundamente genuina. Seguramente por eso, me sentí tan cómodo como nunca antes en un reportaje. Y desde ese día, me siento vinculado con ustedes y el compromiso que significa representar las problemáticas del barrio. Ustedes hablan de todo eso que no se habla.

Va mi apoyo y mi afecto sincero, para toda La Poderosa, para Ezequiel y para Iván, que me conmovió por su coraje, tanto como me conmovió su padre que respondió con la palabra exacta, cuando le preguntaron qué sentía: impotencia. Sí, impotencia, porque te cuesta la vida defender a tu hijo. Y la impotencia, para un padre, es algo muy jodido.

Desde acá, quiero mandarles un gran abrazo y hacerles saber que no puedo ir, porque lamentablemente no estoy en mi mejor versión de salud, pero estoy con ustedes, apoyando a la distancia el acto en el barrio. Ojalá muchos otros chicos se atrevan a denunciar estas prácticas hasta que se visibilicen las cosas como son: esto pasa y pasa cotidianamente, aunque la gente lo vea presentado en la televisión como si fuera un caso aislado.

Cuando un gobierno da piedra libre a la Policía para que haga lo que quiera, se pone difícil la vida, pero especialmente la vida de ustedes. No dejo de pensar en la tremenda injusticia que padecieron los pibes, cuando ese uniformado les cuestionaba si ellos podían o no podían tener una campera así… ¿Qué carajo les importa? ¿Cómo pueden inquirir a un chico de esa manera?

Siempre hubo torturas, en algunas épocas menos y en otras más. He vivido en carne propia cómo se siente estar en ese lugar, porque me dieron picana dos veces en la misma noche, mientras los presos pasaban a ver quién era yo, que estaba ahí por averiguación de antecedentes. Me salvó uno de ellos, cuando me dijo que no tomara agua porque me provocaba una electrólisis. Y por eso digo que sé cómo se siente la humillación de ver cómo hacen con vos lo que quieren. Porque sí, visité presos políticos muchas veces, pero también presos comunes, para poder entender que todo preso es político.

Ahora, que la ministra de Seguridad y el secretario de Derechos Humanos no hayan dicho nada todavía en relación a Iván y Ezequiel, se explica únicamente por el gobierno que hay. Cambió la mano, pero no es una mano que esté pendiente de la gente con más complicaciones. Es un gobierno de CEOs, de empresarios, que ven absolutamente todo de otro modo: ven estadísticas y cifras, aunque tampoco en eso les está yendo bien. Pero olvídense, esa gente no va a pensar nunca en ustedes, de manera generosa o respetuosa, porque creen que ustedes, los villeros, son un peligro. Y el peligro lo generan ellos, sometiéndolos a circunstancias sociales tan difíciles de sobrellevar, mientras vemos la tele gratis, porque les sirve para vender cosas.

En síntesis, transmitirles la envidia que siento por todos los que hoy responderán a esta convocatoria, lo suficientemente sanos como para trasladarse hasta ahí y poder vociferar junto a ustedes. A mí, la vida me está cobrando los excesos y hay que pagar la cuenta en algún momento, cuando uno ha disfrutado tanto. A diferencia de los escritores o artistas que siempre acusan algún trauma de la niñez,a mí me tocó crecer feliz desde mi infancia hasta mi alocada adolescencia. Y también en las vivencias extraordinarias que tuve después, pero ahora esta enfermedad de mierda me está jodiendo la vida…

Bienvenido este acto por los chicos, que puedo imaginar multitudinario, porque si no fuera así, sería una vergüenza.

A ustedes, todo mi cariño.

Indio.


Rubén Weinsteiner

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, quería felicitarte por este artículo, conincido en tu forma de ver ese fenómeno social. Quería comsultarte tu opinión sobre lo acontecido con el traslado del show del estadio de futbol al hipódromo de Mendoza, que se realizará en Septiembre próximo. Muchas Gracias

Rodolfo Estevez dijo...

Como siempre Rubén tus notas aportan valor al conocimiento. Sera interesante ver como discurre el #votojoven. Muchas Gracias.

Rodolfo Estevez dijo...

Estimado Rubén: como siempre tus notas aportando valor al conocimiento. Veremos como discurre el #votojoven en las paso. Muchas Gracias

Public Affairs

Navigating the intersection of markets, governments, policy, politics and public opinion is an increasingly challenging and important role for management teams and boards of directors. Operating in major political capitals and key emerging markets, Weinsteiner Consulting helps organizations set strategies to engage with public policy stakeholders in compelling and effective ways. We provide clients with the expertise they need to analyze, advise and deliver across these critical areas. Campaigns using media relations, digital strategies, advertising, grassroots organizing and lobbying to influence decision makers make up a public affairs initiative. Public affairs campaigns are intended to impact specific governmental actions or decisions by shaping public opinion. Weinsteiner Consulting specializes in integrated public affairs campaigns and our record of success is unparalleled.